Fabiola Gil

15 de marzo del año 1974, La Almunia de Doña Godina, provincia de Zaragoza. Desde muy joven desarrolla su afición por las artes plásticas. A los 17 años se traslada a vivir a Zaragoza para estudiar en la Escuela de Artes. Cursa las especialidades de Escultura y unos años más tarde la de Grabado y Estampación. Asimismo comienza a trabajar en la rama de la Conservación y restauración de bienes culturales participando en la restauración de patrimonio artístico y monumental aragonés. Paralelamente inicia su labor docente, impartiendo diversos cursos y seminarios relacionados con las artes plásticas y participa con sus primeras obras en diferentes exposiciones colectivas, para poco tiempo más adelante iniciar su carrera expositiva en solitario. Tras años de formación se marcha a Inglaterra para continuar su perfeccionamiento en la técnica de la xilografía japonesa y posteriormente será una de los cinco artistas a nivel internacional elegidos para participar en el Programa Avanzado de Mokuhanga que organizó en el año 2016 el Mokuhanga Innovation Laboratory en Kawaguchiko, Japón para perfeccionar su conocimiento de la técnica y participar en la exposición colectiva realizada en la CfSHE Gallery de Tokyo. Actualmente trabaja en el Estudio de Xilografía en Zaragoza donde desarrolla todas sus facetas creativas. Asimismo, continúa con su labor docente impartiendo diversos cursos y talleres en el mismo y allá donde se le reclama y, por supuesto, continúa aprendiendo día a día para conseguir avanzar en conocimientos y técnicas.

 

 

“Siempre he entendido mi trabajo como una continuación de mi misma, como mi manera de contar mis experiencias vitales. La pintura, la escultura y el grabado se han convertido en mis vehículos de comunicación.

El punto de partida de mi trabajo son cuadernos concebidos como diarios de vida. Estoy muy interesada en la teoría del color y la influencia del mismo en la forma de comportarse de las personas. Mi búsqueda hasta conseguir los colores que representan lo que quiero contar en mis obras es muy intensa.

Ha sido principalmente en el grabado donde he encontrado una manera de canalizar mis miedos, mis preocupaciones, mis alegrías, esperanzas… En mis exposiciones busco que la gente entienda mis emociones y entre en mi mundo de sentimientos. Cuando un desconocido se acerca a mi obra y se siente identificado o encuentra una similitud con sus propias experiencias vitales he de reconocer que nunca deja de sorprenderme, a la vez de sentirme alagada.

Hoy en día trabajo en mi propio estudio centrando mi obra gráfica principalmente en el mokuhanga. Continuo aprendiendo cada día más para ser capaz de transmitir mi conocimiento y pasión por esta técnica además de continuar generando nuevas estampas donde poder plasmar mi propio universo personal.”

Fabiola Gil Alares